¿Crema antiarrugas que funcione de verdad?

Como sabéis existen multitud de cremas antiarrugas a la venta. La pregunta que nos surge es cuál funciona o mejor aún, si alguna funciona realmente.

Los dermatólogos lo tienen claro: la mayoría de los signos del envejecimiento en la piel (manchas, arrugas) son debidos a la exposición solar. Es decir, que la piel se estropea y envejece mucho más por el sol que por el paso del tiempo, por lo que la base de cualquier tratamiento antienvejecimiento es la fotoprotección.

Mucho ojito con el sol.

Si te quedan dudas sobre lo nocivo del sol o eres de los que dicen, «a mi es que me encanta tomar el sol», te invito a que conozcas al caballero de la fotografía: un camionero inglés que, durante 28 años recorrió la misma ruta. Eso hizo que el sol le entrase siempre por la misma ventanilla y el resultado, este que podéis contemplar.

El caso se dio a conocer a través de la prestigiosa The New England Journal of Medicine. Durante años los rayos ultravioleta A (UVA) se transmitieron a través del cristal de la ventana de su camión, penetrando en la epidermis y en las capas superiores de la dermis. La exposición crónica a los rayos UVA, como veis, puede provocar el engrosamiento de la epidermis y el estrato córneo, así como la destrucción de las fibras elásticas.

¿Sabéis lo que le recetaron a este paciente? El uso de protección solar y retinoides tópicos.

¿Te gusta tomar el sol...?
¿Te gusta tomar el sol…?

Sí, hay algunas cremas que combaten el envejecimiento.

Ya sabiendo esto la buena noticia es que sí, hay algunas cremas que combaten el envejecimiento y eliminan, al menos parcialmente, las arrugas. Son aquellas que contienen retinoides. Seguramente os suene el ácido retinoico, el retinol, el retinaldehído… El ácido retinoico es el único compuesto que ha demostrado científicamente que tiene efecto «antienvejecimiento». Así de claro y contundente.

Pero, ¿qué son los retinoides?

Los retinoides son moléculas derivadas del β-caroteno (presente en hortalizas como la zanahoria, la calabaza, etc). Las utilizadas en productos antiarrugas son el ácido retinoico y sus derivados (el retinaldehído o el retinol, que es la vitamina A). El ácido retinoico, el retinol y el retinaldehído se utilizan para el tratamiento del envejecimiento cutáneo

El ácido retinoico (también llamado tretinoína) es la molécula activa, ya que el retinaldehído y el retinol se transforman en ella al penetrar en las células de la piel. Esta molécula tiene la capacidad de unirse a unos receptores del núcleo de las células de nuestra piel y ha demostrado reducir las arrugas finas así como igualar el tono y textura de la piel.

Sin lugar a dudas el ácido retinoico es el retinoide que se ha investigado más que cualquier otro implicado en el tratamiento intrínseco del fotoenvejecimiento. Aunque la tretinoína se ha utilizado en dermatología desde la década de 1960, su potencial en el tratamiento del envejecimiento comenzó en los años ochenta.
La eficacia de la tretinoína en el tratamiento del fotoenvejecimiento se demostró por primera vez por Kligman en (1984) usando un modelo animal de fotoenvejecimiento. Los autores del estudio observaron que el tratamiento de la piel de ratón con tretinoína durante 10 semanas consiguió reparar significativamente el colágeno en la dermis papilar, logrando también el borrado de las arrugas.  Esta interesante observación llevó a los científicos a investigar el potencial de la tretinoína en el tratamiento del fotoenvejecimiento.

Mucho más tarde las investigaciones ex-vivo llevadas a cabo por Fisher (1996) ayudaron a entender la base molecular de esta observación. Fisher y sus colaboradores encontraron que el pretratamiento de la piel extirpada irradiada con UV (fotoenvejecido) con crema de tretinoína al 0,1% da como resultado bloqueo completo de la síntesis de colagenasa intersticial y gelatinasas, evitando así la degradación del colágeno. Además, la aplicación de 0,1% de tretinoina también bloqueó la activación inducida por UV de los factores de transcripción nuclear AP-1 y NF-κB.

Es importante saber que el retinaldehído y el retinol, precursores del ácido retinoico, no son tan efectivos

¿Qué efectos secundarios tienen los retinoides?

Principalmente puede causar sequedad e irritación en la piel; lo que hace que muchas personas no toleren su uso. Es frecuente que en la zona de aplicación aparezcan rojeces o zonas descamadas. Este efecto puede desaparecer con el tiempo. Sus derivados (retinol y retinaldehído) han demostrado ser menos irritantes. Pero claro, como hemos comentado, también son menos efectivos.
Dado el riesgo que tienen de irritar la piel, se recomienda comenzar con concentraciones bajas, e incluso a noches alternas, para ir aumentando progresivamente la frecuencia y la concentración. Es recomendable mantener la piel bien hidratada ya que esto puede ayudar a minimizar la irritación.

A día de hoy no se ha encontrado ningún efecto perjudicial en usar los retinoides durante años.  Pero sí es importante señalar que los retinoides no deben usarse durante el embarazo.

¿Cómo se aplica el ácido retinoico?

Lo mejor es aplicarse la crema por la noche pues la luz solar los inactiva. Si te la vas a poner de día lo mejor es que la combines con protección solar.

A pesar de que, en teoría, el ácido retinoico en crema se prescribe bajo receta médica, en las farmacias se puede adquirir bajo las siguientes marcas: Neocare®, Retirides®, Vitanol®.