Protección solar, ¡a diario y no solo en verano!

¿Cuántas veces has escuchado cosas como estas…?

  • “No se necesita protector solar durante los días lluviosos, nublados o fríos”
  • “Los cosméticos con SPF nos protegen del sol”
  • “Sentarse en el interior junto a una ventana no requiere protector solar”

Muchas, ¿verdad? Pues todos estos son mitos que deben ser desmentidos.

Quemaduras por rayos UV.

Desmintiendo leyendas.

Vamos a ello.

  • Los rayos ultravioleta (UV) son los que causan el daño solar. Y sí, atraviesan las nubes: da igual si está nublado, necesitamos protección.
  • Los cosméticos con SPF 30 y superior son mejores para prevenir el daño solar, pero se requiere un protector solar por separado para un período prolongado bajo el sol.
  • Algunos rayos UV también pueden atravesar las ventanas, incluso las ventanas polarizadas.
  • Cuanto más claro sea el color de la piel, mayor será la sensibilidad a los rayos UV, mayor será el riesgo de cáncer de piel. Pero ojo, todos los colores de piel deben aplicar protector solar para protegerse.

La luz visible, la porción del espectro electromagnético que puede ser percibida por el ojo humano, es emitida por el sol y fuentes artificiales como pantallas y bombillas. Bien, pues esa luz penetra mucho más profundamente en la piel que la radiación UV y es perjudicial para la piel. La luz azul, típica de pantallas y móviles es la más dañina al aumentar la producción de pigmento en comparación con otras longitudes de onda de luz visible.

Tipos de rayos.

Hay tres tipos diferentes de rayos UV: UVA, UVB y UVC. EL último, UVC es cosa de poco ya que no llega ni al suelo.

La intensidad de los rayos UVA es constante a la luz del día. Los rayos UVA pueden penetrar en las capas de la piel provocando el envejecimiento de la piel.

Los rayos UVB afectan la epidermis, lo que contribuye a las quemaduras solares y al enrojecimiento de la piel. La intensidad de los rayos UVB varía según la estación, la temperatura y la altitud.

¿Qué es SPF?

SPF representa el factor de protección solar en los productos de protección solar, un indicador del grado de protección contra las quemaduras solares. Cuanto mayor sea el indicador, mayor será la duración de la protección. Se ha demostrado que el uso regular de protector solar reduce el riesgo de cáncer de piel no melanoma y melanoma.

¿Qué diferencia hay entre protectores solares físicos y químicos?

La diferencia entre los protectores solares químicos y físicos es el método para bloquear los rayos UV. Es decir, el protector solar físico actúa como un escudo contra los rayos, mientras que el protector solar químico actúa como una esponja de los rayos.

El protector solar físico (los ingredientes son óxido de zinc y dióxido de titanio) tiene pequeñas partículas que descansan sobre la epidermis y evitan físicamente que los rayos UV penetren en la piel.

El protector solar químico (estos incluyen oxibenzona, avobenzona, octisalato, octocrileno, homosalato y octinoxato) permite que los rayos UV penetren en la piel con compuestos orgánicos que catalizan una reacción química donde la luz se convierte en calor y luego se disipa de la piel.

¿Y cuál es mejor?

Los beneficios del protector solar físico serían una protección de espectro más amplio, generalmente no comedogénico (vamos, que no salen granitos) y con pocas probabilidades de irritar la piel, lo cual es adecuado para pacientes con rosácea. Sin embargo, si participas en actividades al aire libre tienes que volver a aplicarlo con más frecuencia. Algunos protectores solares físicos dejan un residuo blanco debido a su textura más espesa, lo que también hace que la eliminación requiera más esfuerzo.

Mientras que los beneficios de los protectores solares químicos serían una textura más ligera y que no dejen residuos. Es mejor aplicar los protectores solares químicos 15-20 minutos antes de la exposición al sol. Debido a su naturaleza química, puede irritar la piel, lo cual es mejor que los pacientes con rosácea eviten. El protector solar químico puede obstruir los poros y, por lo tanto, no es adecuado para pieles grasas con acné.

La combinación de protectores solares con color de filtros UV físicos de amplio espectro con pigmentos agregados, dióxidos de titanio pigmentarios y óxidos de hierro hace que el color del tono de la piel sea visible y refleje los rayos de luz visibles. La base coloreada de los protectores solares con color es una mezcla de óxidos de hierro rojo, negro y amarillo con dióxido de titanio pigmentario. Se sabe que los protectores solares con color reducen la hiperpigmentación y la producción de melasma que se debe a este ingrediente clave: el óxido de hierro.

Y para terminar, cuatro consejos:

  1. En la lista de ingredientes, busca óxido de hierro y/o dióxido de titanio pigmentario.
  2. La mejor protección comienza por aplicarlo 15-30 minutos antes de la exposición al sol.
  3. FPS 30 o superior.
  4. El protector solar hay que aplicarlo antes del maquillaje